Trastornos del sueño

 

Los hábitos de sueño en la población han cambiado notablemente desde la aparición de la luz artificial, ampliando las horas de luz, y disminuyendo las de oscuridad. Esto llevó a que las actividades “diurnas” se prolongaran artificialmente de manera casi indefinida.

 

Las obligaciones laborales, las actividades sociales y recreativas favorecen la disrupción de los ciclos de sueño y vigilia, de manera tal que la prolongación de esta última tiene lugar a expensas de la reducción de las horas de sueño. De este modo, la disminución de las horas de sueño nocturno ha ampliado cada vez más la brecha con las horas de sueño deseado generando una deuda de sueño.

 

Estadísticas de la National Sleep Foundation indican que el número de horas diarias de sueño ha caído un 25% desde 1960 a la fecha, es decir que dormimos 2 horas menos que hace 40 años.

 

Los mayores accidentes industriales y vehiculares de nuestros días pueden vincularse a la utilización de "las máquinas humanas" más allá de sus especificaciones naturales. Evolutivamente los humanos no hemos sido diseñados para prolongar la vigilia más allá de una cierta cantidad de horas, sin que esta prolongación tenga consecuencias fisiológicas negativas para nuestro normal desempeño.

 

Apnea del suelo, ronquidos, medicina del sueño, daniel perez chada
¿Qué es la apnea del sueño?

 

  • La apnea del sueño es un trastorno frecuente en el que una persona hace una o más pausas en la respiración o tiene respiraciones superficiales durante el sueño.

 

  • Las pausas pueden durar entre unos pocos segundos y en casos graves más de un  minuto. A menudo ocurren entre 5 y 30 veces o más por hora. Por lo general, la respiración vuelve a la normalidad, a veces con un ronquido fuerte o con un sonido parecido al que una persona hace cuando se atraganta.

 

  • Casi siempre la apnea del sueño es un problema crónico (constante) de salud que altera el sueño. La persona pasa de un sueño profundo a un sueño liviano cuando hay una pausa en la respiración o cuando la respiración se vuelve superficial.

 

  • Por esta razón, el sueño es de mala calidad y se siente cansancio durante el día. La apnea del sueño es una de las principales razones por las cuales una persona puede sentir mucho sueño durante el día.

 

  • El tipo más común de apnea del sueño es la apnea obstructiva. Si las vías respiratorias están total o parcialmente bloqueadas durante el sueño, no entra suficiente aire a los pulmones. Esto puede provocar ronquidos fuertes y una disminución de las concentraciones de oxígeno en la sangre.

 

A menudo la apnea del sueño no es diagnosticada.

 

Por lo general, los médicos no pueden detectarla durante las consultas corrientes.

La mayoría de las personas que sufren apnea del sueño no saben que la tienen porque sólo ocurre durante el sueño.

 

El primero en notar los signos de la apnea del sueño puede ser un familiar o quien duerme en la misma cama con la persona afectada.

 

La apnea obstructiva del sueño es más frecuente en personas con sobrepeso, pero puede afectar a cualquiera.

 

La apnea del sueño que no es detectada y no recibe tratamiento puede aumentar el riesgo de sufrir presión arterial alta, infarto cardíaco, accidente cerebrovascular (derrame cerebral), obesidad y diabetes, insuficiencia cardíaca, arritmias, accidentes viales por tener sueño durante el día.

 

 

Consecuencias de la apnea de sueño

Como cada pausa respiratoria termina con un muy breve despertar del cerebro, que se repite muchísimas veces por noche y a lo largo de mucho tiempo, el sueño se hace fragmentado e insuficiente.

 

La consecuencia  es que al día siguiente los pacientes se sienten dormidos, cansados, con una gran dificultad para concentrarse y pensar,  a veces con dolores de cabeza y embotamiento y de mal humor. 

 

Es habitual que estas personas se queden dormidas muy fácilmente ante distintas situaciones tales como leyendo un libro, mirando la TV, en una sala de espera, viajando en un medio de transporte, después de comer en la mesa o incluso hablando con alguien o conduciendo un aun al detenerse en un semáforo.


Tal vez la más peligrosa asociación entre apneas del sueño y la salud es su impacto en el aparato cardiovascular.

 

La hipertensión, la diabetes, infarto y los accidentes cerebro vasculares podrían ser consecuencia de las apneas del sueño.

 

Las apneas producen que el oxígeno en la sangre disminuya y aumente en forma cíclica debido a las pausas en la respiración, lo cual repercute en la salud cardiovascular.

 

La presión  arterial se eleva con cada apnea y quienes  sufren apnea de sueño  tienen más riesgo de padecer hipertensión arterial y otras enfermedades cardiovasculares.  
 

sueño al volante, apnea del sueño, daniel perez chada
Apneas del sueño y accidentes viales

I'

  • La importancia del síndrome de las apneas del sueño como factor de riesgo de accidentes de tránsito ha sido estudiada en numerosos trabajos.

 

  • Los conductores con apnea de sueño tienen con frecuencia episodios de sueño al volante y más de un 30% reconoce haberse quedado dormido en alguna ocasión; sin embargo, muchos de estos pacientes son incapaces de reconocer los síntomas precoces del sueño.

 

  • Los pacientes con apneas del sueño  tienen entre 7 y 10 veces más riesgo de tener un accidente de tráfico que la población general y están más expuestos a presentar accidentes laborales y domésticos.

 

  • Este deterioro no lo explica sólo la somnolencia, sino que también puede ser originado por el  descenso del oxígeno durante la noche.

 

Los accidentes asociados a la somnolencia con frecuencia son más graves, ya que suelen suceder a más velocidad y hay una mayor

proporción de choques frontales; se producen en mayor medida en la madrugada y en las primeras horas de la tarde, lo que se explica por la tendencia normal del sueño nocturno.

 

La frecuencia de este trastorno, su asociación con los accidentes de tráfico, especialmente con los accidentes graves y el hecho de que sea posible prevenirlos, hace que  la detección precoz de esta enfermedad sea muy importante.

 

Como se trata esta enfermedad?


En algunos casos cambios simples del estilo de vida,  durmiendo de costado, evitando el alcohol y los sedantes o disminuyendo de peso pueden mejorar al paciente.

 

Otros casos pueden requerir de   de aparatos  o prótesis bucales especialmente diseñadas  para tratar este problema o de cirugía correctiva simple (amígdalas, tabique, y otras).


Sin embargo la forma de tratamiento más efectiva y utilizada para las apneas del sueño cuando son moderadas y severas, es el uso de una máscara nasal conectada  a un aparato que manda aire a presión.

 

Este sistema de tratamiento conocido como  CPAP ( por sus siglas en inglés:  Presión Positiva de Aire Continua) provee aire a presión a través de una máscara que se coloca en la nariz  unida mediante una tubuladura a un pequeño compresor que impide que se cierre la vía aérea mientras la persona duerme.


La presión necesaria para  corregir las apneas es individual para cada paciente y por lo tanto deberá ser regulada en cada caso.


Afortunadamente, la mayoría de los síntomas de esta enfermedad son rápidamente reversibles mediante el uso de  CPAP  durante las horas de sueño.

 

Es un método incruento, no invasivo y en la actualidad es utilizado con excelentes resultados en todo el mundo.


Este tratamiento produce la eliminación inmediata de los 

ronquidos y las apneas, restableciendo la normal  entrada y salida del aire y asegurando la normalización del oxígeno en la sangre, la estabilización de la frecuencia cardíaca y la estabilización del sueño.

 

Con ello el paciente logra un sueño reparador y desaparece la somnolencia diurna con sus graves consecuencias para la calidad de vida  y  la salud cardiovascular.